Skip to content

Publizitatea: entretenimendua edo salmenta tresna?

maiatza 5, 2010

Irakurri beheko artikulu hori eta, klasean ikusitakoa kontuan izanda, erantzun beheko galderak.

La publicidad vende menos pero entretiene más

Alberto Sanz Galí

Más del 90% de los españoles cree que el volumen de publicidad en TV es alto o muy alto, sin embargo, no se sienten molestos por la saturación.

Si buscamos una definición formal de la saturación publicitaria podríamos describirla como el número excesivo de anuncios en un medio que sobrepasa los límites establecidos provocando cansancio en la audiencia y disminuyendo la atención por impacto publicitario.

En nuestro país han sido aprobadas dos leyes que inciden directamente sobre la saturación publicitaria: la Ley General de Publicidad de 1988, y la Ley de Televisiones Privadas de ese mismo año. Según la norma legal se establece que el volumen de publicidad permitido es del 10 % del total de la emisión y un máximo de 10 minutos por cada hora de programación.

Aún cuando cadenas de televisión como Tele5 y Antena3 dedican más de una cuarta parte de su tiempo total a la emisión de contenidos publicitarios y promocionales tales como spots, teletiendas, patrocinios, telepromociones o autopromociones, actualmente, sólo se tienen noticias de “algún” expediente administrativo en marcha contra estas cadenas para “determinar responsabilidades” por exceso de publicidad en el tiempo de emisión. Solo “algún expediente” cuando la saturación es casi diaria desde hace años. La saturación publicitaria sigue siendo una constante mes a mes porque la normativa es tan poco severa con ella, que las propias cadenas en todos los casos prefieren acatar la posible sanción económica (que en la mayoría de los casos nunca llega a prosperar) porque dicha sanción siempre será infinitamente menor a los ingresos publicitarios que habrán recibido por esa saturación. Es decir, aunque haya sanción, seguirán ganando mucho más dinero.

Tampoco toman demasiadas cartas en el asunto quienes deberían hacer acatar la ley, es decir, los responsables del Ministerio de Ciencia y Tecnología. Actúan puntualmente cuando los datos de saturación son excesivos y algún importante medio de comunicación se hace eco de ello o cuando el Observatorio del AEA (Asociación Española de Anunciantes ) que analiza mensualmente estos parámetros lanza la voz de alarma. Es el momento en el que miembros del departamento del Desarrollo de la Información, perteneciente al mencionado Ministerio de Ciencia y Tecnología, se reúnen con todas las cadenas y establecen unos parámetros a seguir en el futuro y les recuerdan las sanciones económicas a las que están expuestas las cadenas en caso de que no cumplan la Ley. Con todo, España es el tercer país europeo con mayor saturación publicitaria después de Portugal y Alemania.

La saturación conlleva aspectos altamente negativos para dos de las partes implicadas: el anunciante deberá pagar el tiempo a precios de oro para que tengan una mínima notoriedad sus pases durante la programación y los espectadores tendrán que esperar voluntariosamente que pasen la decena de minutos de publicidad hasta poder seguir viendo el programa escogido.

Al parecer, los únicos beneficiados serán las propias cadenas con sus triples ingresos: el primero de los extras de la saturación, el segundo por el incremento de los precios por una simple regla de oferta y demanda, y en tercer lugar por los incrementos que cobran a los anunciantes para que estén bien posicionados y se les pueda ver algo entre tanto anuncio.

No es de extrañar que muchos anunciantes hayan optado por otros medios convencionales y no convencionales para invertir su presupuesto.

Las empresas que siguen confiando en el medio audiovisual como medio principal de sus campañas, empiezan a buscar alternativas en los canales temáticos (que obtienen ratios de eficiencia publicitaria mucho más altas que las televisiones convencionales ya que los espectadores los eligen libremente y no van saturados de publicidad). Lo que sea para huir de la saturación y de los costes altos.

Lo curioso de todo este tema, es que según una encuesta realizada por la empresa Gallup en el año 2003, el 91,4% de los españoles considera que el volumen de anuncios en las cadenas de televisión es alto o muy alto, sin embargo, no se sienten molestos por la saturación publicitaria. Así, el 52% manifiesta que la publicidad en televisión no le resulta agradable ni desagradable o piensa que es agradable o muy agradable verla. El origen de esta de estos resultados vamos a atribuírsela a partes iguales a los tres protagonistas habituales: la agencia de publicidad, el anunciante y las cadenas de televisión.

Las agencias porque en un intento de buscar la máxima diferenciación del anuncio y la búsqueda de la notoriedad optan cada vez más por explicar historias que buscan la participación del espectador. Es lo que llamaríamos la “visión activa de un spot”. La persona ve el spot, capta la historia y le da un par de vueltas a su cabeza para intentar entender el anuncio. Da igual que el producto se vea poco o que la marca quede difusa. Lo importante es la historia.

Los anunciantes también participan de lo anterior. Son ellos los que deciden finalmente qué es lo mejor para los intereses de su empresa. Deciden qué campaña va a verse. Empresas con conocimientos de marca muy elevados han optado en ocasiones por el “todo vale” dejando de lado la esencia por la cual se realiza la publicidad: dar a conocer una marca o vender sus productos. Particularmente, y después de trabajar más de 6 años en anunciante, siempre he sido partidario de dar “manga ancha” a las agencias para el desarrollo de las campañas y limitar al mínimo su espíritu creativo. Pero ojo. Yo no quiero solamente que hablen de mi publicidad, sobre todo quiero que mi empresa se conozca o venda más, y con las nuevas tipologías de anuncios cuesta averiguar en ocasiones quien está pagando el pase y con que me querían seducir exactamente.

Y finalmente, los terceros culpables son las cadenas de televisión. La saturación hace que las empresas se tengan que diferenciar con creatividad. Y ese es el motivo por el que la gente en España diga que no le molesta la saturación de publicidad. No me extraña. Tal y como están las cosas, con tanto programa del corazón y tanta telebasura, muchos de los spots publicitarios son en producción, realización y entretenimiento, infinitamente mejores que cualquiera de los programas que actualmente hay en las parrillas.

______________________________________________

1. Zeintzuk dira asetze publizitarioaren ondorioak hartzailearengan publizitate eraginkortasunari dagokionez?

2. Zergatik ez da betetzen eduki publizitarioak mugatzen duen legeria? Nork ateratzen ditue etekinak egoera horretatik?

3. Iragarki “nabarmenak” egiteko ahalegina egiten denean ze nolako eragina du horrek mezuarengan?

4. Publizitateak gehiago entretenitu baino gutxiago saltzen omen du. Ez du ideia honek zalantzan jartzen publizitate jardunean sormenari ematen zaion garrantzia?

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: